Contratar mago

Contacto y contratación: · 696 88 09 87 · seneca@magoseneca.com
Le asesoraremos sobre el espectáculo que mejor se adapta a su evento y su presupuesto sin ningún compromiso.


viernes, 23 de octubre de 2015

Contratar mago. Contratar mago para fiestas y eventos corporativos.

Contratar un mago no es precisamente algo fácil o rápido, al menos si quieres contratar magos que te ofrezcan garantías de éxito. Pero te dejaré algunos consejos, lo más objetivos posibles, para que tengas por donde guiarte en esta tarea.

Probablemente llegues a varias páginas web escribiendo contratar mago en los principales buscadores. Aquí tengo algo que decir: que google te muestre en primeras posiciones esas webs no es muy significativo. Hay estrategias que consiguen posicionar una web por determinados términos de búsqueda (en este caso sería contratar mago). Esas estrategias suelen llevarlas a cabo empresas dedicadas a ello así que lo único que podemos sacar en claro de que llegues a las webs de esos magos es que están pagando por el servicio y por tanto probablemente se dediquen a ello profesional o semiprofesionalmente.

El primer consejo es comparar como mínimo 10 magos antes de decantarte por contratar a uno u otro. Prueba a buscar por otros términos para tener nuevos resultados.

El segundo consejo es tener muy claro el tipo de mago que quieres contratar. Esto es MUY importante. Hay mentalistas, magos infantiles, hipnotistas, escapistas... Asegúrate de preguntarle si domina la rama del ilusionismo que buscas. Este puede ser el mayor error que se puede cometer a la hora de tomar una decisión. Antes de pasar al siguiente punto quiero aclarar que un mago infantil no es un mago malo, debe ser un profesional especializado en el público infantil. Concretamente yo la magia infantil es la única rama que no realizo.

El tercer consejo es pedir referencias. En internet es difícil valorar la calidad de cualquier producto o servicio, y para contratar un mago a través de la web no va a ser menos. En todas las páginas vas a encontrar que son originales, que mezclan el humor, que hacen un show ameno y participativo... Te lo digo con la mano en el corazón: eso es... ¡MENTIRA! Al menos en el 90% de las veces. Eso es lo que se supone que se espera de un espectáculo y eso ponen, pero pide opiniones reales de terceros, que puedas comprobar en páginas ajenas a la suya. Si ahí dicen lo mismo dale el OK.

El cuarto consejo es buscar información sobre los que hayan pasado los pasos anteriores. ¿Dónde?

Vete directo a Twitter. Mira cuánta influencia tiene en la red, cuantos seguidores tiene pero sobre todo cuantas interacciones tiene, cuantos comentarios, cuantos RT y FAV... Hay algunos que compran bots y seguidores falsos para aparentar, pero es fácil comprobarlo. En general, esta red social es un fácil medidor de influencia.

Otro buen lugar es YouTube. Busca por su nombre, deberá haber vídeos. Y NO VALEN FOTOS. Si te muestra un vídeo promocional, con una galería fotográfica y no le escuchas hablar, no le ves cómo presenta los efectos y no sientes la energía que transmite lo puedes descartar. Busca vídeos reales, con efectos reales y reacciones reales. Aunque luego el espectáculo sea diferente a los vídeos ya sabes que lo que hace lo hace de verdad.

El quinto y último consejo es comparar los precios, comparar cuánto cobra un mago y cuánto cobra otro. Este es el último porque realmente si has seguido los pasos anteriores y te has tomado en serio la selección para contratar el mago adecuado para tu evento, a estas alturas apenas tendrás uno o dos y no van a tener precisamente las tarifas más bajas.

Si quieres más información acerca del caché de los distintos magos y hacerte una idea de lo que te costará contratar a uno, aquí tienes el enlace a un artículo sobre las tarifas de un mago.

Espero que te haya sido útil esta información. Ya puedes empezar con el primer contacto y sólo te quedan otros nueve antes de contratar el mago que necesitas.

He conseguido hacer de lo que me gusta mi trabajo.

He grabado con muchos de los raperos de mayor influencia nacional e internacional. Algunos de ellos ya los escuchaba con 15 años.

He actuado en directo para más de 50.000 personas. Incluido en uno de los mayores festivales, al que antes ni siquiera me podía permitir asistir como público.

He actuado en televisión. Sin haberlo buscado me contactaron para hacer magia en Cuatro. Y también he actuado como actor en El Príncipe.

He recorrido España de arriba a abajo y cruzado el estrecho para actuar.

He conducido unos cochazos de alta gama que nunca hubiera imaginado, gracias a mi trabajo.

Me he comprado mi propio coche y he conseguido una estabilidad económica que va ascendiendo por días.

He montado dos empresas:
Una de animación de eventos, donde tengo mis propios castillos hinchables y un equipo de monitores y animadores.
Y otra de servicios publicitarios y de imprenta.

Esto lo había escrito antes en un papel, para mí. Para ser consciente de todo eso las veces que las cosas no van tan bien como uno quiere y parece que se juntan todos los problemas.

Pero ahora lo he copiado para todos, para explicarles que antes de esto, con veinte años, me vi en la calle, sin un duro, pasando las noches en un coche. La vida me ha apretado y muy fuerte la hija de puta. Pero aquí estoy cinco años más tarde con todo esto a mis espaldas.

No pretendo ser ningún ejemplo para nadie, sólo demostrar que todo son oportunidades y que todos podemos lograr lo que queramos, independientemente de la situación actual.

Como es habitual en mí, escribo tal como van llegando las ideas a mi cabeza. Es mejor algo bien hecho hoy que algo perfecto hecho mañana. Así que si he tenido algún error de escritura o expresión, mañana lo repasaré.

miércoles, 16 de septiembre de 2015

El rebaño

Estoy ofuscado.

Esta mañana he sentido como si una puñalada me atravesara el pecho, como si un gato me prensara el cráneo, como si un trompo me taladrara el pulmón...

Puede parecer exagerado y probablemente lo sea, pero me he sentido muy mal. Casi acabo con un ataque de ansiedad cuando no tenía forma de salir de la situación en la que estaba.

Eran las nueve menos diez de la mañana, iba en el coche circulando por Jerez y en un visto y no visto estaba todo inundado de coches, motos, furgonetas y demás vehículos terrestres. Era la hora de trabajar, la gente corría hacia sus puestos de trabajo. Los coches se pasaban los ceda el paso por el forro de los cojones, las motos zigzageaban adelantando por izquierda y derecha, las furgonetas pitaban a diestro y siniestro a ambos.

Lo que me hacía daño no era el continente, sino el contenido. Esta mierda es la que nos han enseñado desde pequeños en casa y en la escuela. No me dolía la cabeza por el sonido del claxon, sino por la cara del conductor. Estaban todos programados como máquinas para acudir a su puesto de trabajo cada mañana. Eran como ovejas, y al fondo debería haber un perro, producto de su imaginación, que los guiaba.

Soy consciente de que no puedo cambiar esto, pero quería expresarlo por si por algún casual alguien quiere oír (o leer en este caso) mi punto de vista.

Como he dicho es sólo mi punto de vista, no pretendo que nadie se ofenda por ello. Eso que he visto y que se puede ver cada mañana me parece algo degradante para las personas. Tenemos capacidades que explotar y podemos desarrollar otras muchas, y tenemos por delante una de las mejores oportunidades para sacar partido de ellas. Crear nuestro propio trabajo, con nuestros propios horarios, con nuestros propios clientes. Crear una marca propia.

Sé que es difícil desprenderse del concepto de trabajo que tenemos. Hoy día, quien más y quien menos tiene estudios, sean básicos o superiores y a lo largo de nuestro aprendizaje nos han metido con calzador esas ideas. Pero espero que poco a poco algunas personas vayan evolucionando y que esto que acabo de escribir abra la mente, tampoco pretendo cambiarla, a algunos. Creo que es necesaria esa evolución en el ámbito laboral, pero también en el de la formación, en lo que queremos aprender y todavía más en lo que queremos enseñar. Al menos ofrecer y ofrecernos esto como otra opción que poder elegir.

Espero haber escrito correctamente, he plasmado todo lo que pasaba por mi mente sin revisar nada, tal y como lo habría hablado. Y como no tengo ganas de repasarlo, quizás mañana lo corrija. Sin horarios.
El Mago Séneca 9,6 out of 10 based on 38 ratings.